Consideraciones clave para personas que viven con el VIH

La dislipidemia es un factor de riesgo importante y potencialmente reversible de enfermedad cardiovascular que se ha asociado a la infección por VIH y su tratamiento.1

Dislipidemia debida a la infección por VIH y al tratamiento ARV

  • Tras la infección por VIH se observan descensos sustanciales en los niveles séricos de colesterol total, colesterol de lipoproteínas de alta densidad (colesterol HDL) y colesterol de lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL), así como aumentos en los triglicéridos.2-4
  • El tratamiento ARV, sobre todo el basado en inhibidores de proteasa (IP), está asociado a la hiperlipidemia.5–7
  • Se ha demostrado que, con frecuencia, el inicio del TARGA disminuye los niveles de colesterol LDL y triglicéridos4, pero que provoca pocos cambios en el colesterol HDL.2
     
  • Consulte la sección sobre causas para obtener más información

Motivos para el tratamiento8

  • Los niveles elevados de colesterol LDL aumentan el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular.
  • Los niveles bajos de colesterol HDL aumentan el riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular.


Consulte también la información sobre detección de dislipidemia en la sección sobre herramientas de diagnóstico. 



Prevención y tratamiento

Las recomendaciones para tratar la dislipidemia en personas que viven con VIH se basan en las existentes para la población general: las guías ATP III de NCEP9 y las directrices ESC/EAS para el tratamiento de dislipidemias.4 

Las normas específicas sobre VIH8,10 recomiendan que, en general, se instauren en primer lugar cambios en la dieta, actividad física, peso corporal y se deje de fumar, ya que estas medidas pueden mejorar la dislipidemia.

  • Si las modificaciones en el estilo de vida no surten efecto, el médico deberá considerar un cambio en el tratamiento ARV y, después, la medicación hipolipemiante en pacientes de alto riesgo.8
  • Consulte la sección sobre tratamiento para obtener más información.
  • Se debe prestar especial atención a las posibles interacciones medicamentosas.


    



Referencias

  1. Tungsiripat M, Aberg JA. Dyslipidemia in HIV patients. Cleve Clin J Med. 2005;72:1113–1120.
  2. Riddler SA, Smit E, Cole SR, et al. Impact of HIV infection and HAART on serum lipids in men. JAMA. 2003;289:2978–2982.
  3. Hellerstein MK, Grunfeld C, Wu K, et al. Increased de novo hepatic lipogenesis in human immunodeficiency virus infection. J Clin Endocrinol Metab. 1993;76:559–565.
  4. The Task Force for the management of dyslipidemias of the European Society of Cardiology (ESC) and the European Atherosclerosis Society (EAS). ESC/EAS Guidelines for the Management of Dyslipidemias. Eur Heart J. 2011;32:1769–1818.
  5. Carr A, Samaras K, Burton S, et al. A syndrome of peripheral lipodystrophy, hyperlipidemia and insulin resistance in patients receiving HIV protease inhibitors. AIDS. 1998;12:F51–58.
  6. Périard D, Telenti A, Sudre P, et al. Atherogenic dyslipidaemia in HIV-infected individuals treated with protease inhibitors. The Swiss HIV Cohort Study. Circulation. 1999;100:700–705.
  7. Mulligan K, Grunfeld C, Tai VW, et al. Hyperlipidemia and insulin resistance are induced by protease inhibitors independent of changes in body composition in patients with HIV infection. J Acquir Immune Defic Syndr. 2000;23:35–43.
  8. European AIDS Clinical Society (EACS) Guidelines. Version 6.0. Accessed 3 July 2012.
  9. National Institutes of Health, National Heart, Lung and Blood Institute. Third report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III [ATP III]). Accessed 05 August 2011.
  10. Dubé MP, Stein JH, Aberg JA, et al. Guidelines for the Evaluation and Management of Dyslipidemia in Human Immunodeficiency Virus (HIV)–Infected Adults Receiving Antiretroviral Therapy: Recommendations of the HIV Medicine Association of the Infectious Disease Society of America and the Adult AIDS Clinical Trials Group. Clin Infect Dis. 2003;37:613–627.