Consideraciones clave para personas que viven con el VIH

El consumo de drogas ilícitas es altamente prevalente en las personas que viven con el VIH (PVVIH)1 Algunos usuarios de drogas tienen una larga historia de enfermedad mental diagnosticada previamente. Algunas enfermedades mentales pueden ser resultado de, o ser exacerbadas por el uso de sustancias como los opiáceos, la cocaína y el alcohol2

Epidemiología de los usuarios de drogas que viven con el VIH

  • La heroína y la cocaína son las drogas que más se asocian con la infección por el VIH en todo el mundo, aunque el uso de estimulantes de tipo anfetamina (ATS) está aumentando1
  • Las estimaciones indican que:
    • Entre 3 y 6.6 millones de los 16 millones de usuarios de drogas por via parenteral (UDVP) en todo el mundo son VIH positivos3,4
    • Al menos el 10% de todas las nuevas infecciones por el VIH en todo el mundo (30% si se excluye a África) se pueden atribuir al uso de drogas inyectables. 2
  • Los UDVP con infección VIH están en mayor riesgo de infecciones oportunistas y otras enfermedades.
    • Las vías de transmisión interconectadas ponen a los UDVP en riesgo de contraer el virus de la hepatitis B (VHB) o el virus de la hepatitis C (VHC)2
  • Una revisión sistemática reciente estima que alrededor de 10 millones (rango 6.0 a 15.2) de UDVP en todo el mundo podría ser positivo para los anticuerpos del VHC5
  • 80-90% de los UDVP con VIH tienen anticuerpos anti-VHC positivo2
    • Los UDVP viviendo con VIH pueden presentar complicaciones de las infecciones oportunistas activas, tales como la tuberculosis, candidiasis esofágica, herpes simple, neumonía bacteriana o neumonía por Pneumocystis jirovecii (PCP)2

El consumo de drogas y la transmisión del VIH

  • La epidemia de VIH en muchas partes del mundo está impulsada por el uso de drogas inyectables y el contacto sexual con los UDVP2
  • Los UDVP pueden tener una pobre comprensión de la transmisión del VIH, lo que se acompaña de conductas de riesgo activas.
    • Un informe del 2008 de las Naciones Unidas estima que sólo el 36% de los UDVP se habían hecho la prueba del VIH en los 12 meses anteriores6

La supervivencia de los UDVP VIH +

  • Los UDVP infectados por VIH presentan un aumento de la morbilidad y la mortalidad en comparación con las PVVIH que no usan drogas2,7
    • UDVP es un importante factor de riesgo para la progresión a SIDA y muerte8-11
    • Los UDVP con VIH siguen teniendo un mayor riesgo de muerte, incluso en los países con sistemas de distribución del TAR bien establecidos y de libre acceso9,10

Las primeras pruebas para el VIH en UDVP activos

A pesar de los beneficios de la detección temprana y la disponibilidad de tratamiento para la infección por VIH:9

  • Los UDVP son menos propensos a buscar asesoramiento precoz sobre el VIH, las pruebas y el tratamiento que otras personas infectadas por el VIH
  • Una proporción importante (42%) de los UDVP seropositivos reciben tardíamente su diagnóstico de VIH (SIDA diagnosticado dentro de los 12 meses del diagnóstico de VIH)

Sin embargo, los UDVP que son conscientes de su condición de VIH-positivo tienen más probabilidades de adoptar prácticas sexuales y de inyección más seguras,12,13 lo que deriva en una reducción de la propagación del virus.

Gestionando UDVP con VIH encarcelados

Hasta una cuarta parte de las personas VIH positivas han sido encarceladas. 14 El tratamiento de UDVP en las cárceles es importante, ya que la transmisión del VIH y de la dependencia de drogas pueden ser exacerbados en este contexto2

  • La mayoría de los UDVP infectados con VIH encarcelados tienen acceso restringido o no tienen acceso a la terapia antirretroviral o la terapia de la drogodependencia; 15 sin embargo, los UDVP infectados por el VIH que no tienen acceso al tratamiento antirretroviral en prisión muestran una mejoría clínica durante el encarcelamiento15
  • La recaída del consumo ilícito y la mala continuidad de la atención médico al recibir el alta de la cárcel da como resultado el deterioro de los resultados clínicos para los presos que viven con VIH15
    • Las tasas de adherencia y resultados virológicos en las personas infectadas por el VIH mejoró en la cárcel, pero los beneficios a menudo se pierden al ser puestos en libertad15,16
    • Se debería planificar el retorno a la comunidad para garantizar una atención continua y la preservación de los avances de salud logrados en la prisión2

Uso de alcohol y el VIH

El abuso de alcohol es más prevalente en las personas infectadas por el VIH que en la población general17-19

Al igual que los efectos negativos del consumo de drogas sobre el VIH, el uso excesivo de alcohol afecta negativamente a PVVIH de varios modos, incluyendo:

  • aumento de las conductas de riesgo de VIH1,20
  • aumento del riesgo de transmisión del VIH1
  • disminución de la adherencia al tratamiento antirretroviral1,21
  • disminución de la probabilidad de supresión del VIH1
  • empeoramiento de progresión de la enfermedad1,20,22
  • Aumento del riesgo de infecciones oportunistas22

References

  1. Altice F, Kamarulzaman A, Soriano V, et al. Treatment of medical, psychiatric, and substance-use comorbidities in people infected with HIV who use drugs. Lancet 2010;376:367–387.
  2. World Health Organization. HIV/AIDS Treatment and Care. Clinical Protocols for the WHO European Region, 2007. Accessed 25 October 2011.
  3. World Health Organization. UNAIDS report on the global AIDS epidemic, 2010.
  4. Horton R, Das P. Rescuing people with HIV who use drugs. Lancet 2010;376:207–208.
  5. Nelson P, Mathers B, Cowie B, et al. Global epidemiology of hepatitis B and hepatitis C in people who inject drugs: results of systematic reviews. Lancet 2011;378:571–583.
  6. Mathers B, Degenhardt L, Adam P, et al. Estimating the level of HIV prevention coverage, knowledge and protective behavior among injecting drug users: what does the 2008 UNGASS reporting round tell us?  J Acquir Immune Defic Syndr 2009;52(suppl 2):S132–142.
  7. May M, Sterne JA, Sabin C, et al, for the Antiretroviral Therapy (ART) Cohort Collaboration. Prognosis of HIV-1-infected patients up to 5 years after initiation of HAART: collaborative analysis of prospective studies. AIDS 2007;21(9):1185–1197.
  8. van Sighem A, Danner S, Ghani A, et al. Mortality in patients with successful initial response to highly active antiretroviral therapy is still higher than in non-HIV-infected individuals. J Acquir Immune Defic Syndr 2005;40:212–218.
  9. Grigoryan A, Hall HI, Durant T, Wei X. Late HIV diagnosis and determinants of progression to AIDS or death after HIV diagnosis among injection drug users, 33 US states, 1996–2004. PLoS ONE 2009;4(2):e4445.
  10. Malta M, Bastos F, da Silva C, et al. Differential survival benefit of universal HAART access in Brazil: a nation-wide comparison of injecting drug users versus men who have sex with men. J Acquir Immune Defic Syndr 2009;52:629–635.
  11. Mocroft A, Gatell J, Reiss P, et al. Causes of death in HIV infection: the key determinant to define the clinical response to anti-HIV therapy. AIDS 2004;18:2333–2337.
  12. Des Jarlais D, Perlis T, Arasteh M, et al. ‘Informed altruism’ and ‘partner restriction’ in the reduction of HIV infection in injecting drug users entering detoxification treatment in New York city, 1990–2001. J Acquir Immune Defic Syndr 2004;35:158–66.
  13. Weinhardt L, Carey M, Johnson B, Bickham N. Effects of HIV counseling and testing on sexual risk behavior: a meta-analytic review of published research, 1985–1997. Am J Public Health 1999;89:1397–1405.
  14. World Health Organization. Effectiveness of interventions to address HIV in prisons, 2007. Accessed 25 November 2011.
  15. Springer SA, Pesanti E, Hodges J, et al. Effectiveness of antiretroviral therapy among HIV-infected prisoners: reincarceration and the lack of sustained benefit after release to the community.  Clin Infect Dis 2004;28:1754–1760.
  16. Stephenson BL, Wohl DA, Golin CE, et al. Effect of release from prison and re-incarceration on the viral loads of HIV-infected individuals. Public Health Rep 2005;120:84–8.
  17. Lefevre F, O'Leary B, Moran M, et al. Alcohol consumption among HIV-infected patients. J Gen Intern Med 1995;10:458–460.
  18. Conigliaro J, Gordon AJ, McGinnis KA, Rabeneck L, Justice AC; Veterans Aging Cohort 3-Site Study. How harmful is hazardous alcohol use and abuse in HIV infection: do health care providers know who is at risk?  J Acquir Immune Defic Syndr 2003;33:521–5.
  19. Samet JH, Phillips SJ, Horton NJ, Traphagen ET, Freedberg KA. Detecting alcohol problems in HIV-infected patients: use of the CAGE questionnaire. AIDS Res Hum Retroviruses 2004;20:151–155.
  20. Shuper PA, Neuman M, Kanteres F, et al. Causal considerations on alcohol and HIV/AIDS: a systematic review. Alcohol Alcohol 2010;45:159–166.
  21. Hendershot CS, Stoner SA, Pantalone DW, Simoni JM. Alcohol use and antiretroviral adherence: review and meta-analysis. J Acquir Immune Defic Syndr  2009;52:180–202.
  22. Baum MK, Rafie C, Lai S, et al. Alcohol use accelerates HIV progression. AIDS Res Hum Retroviruses 2010;26:511–518.